Saltar al contenido
ESTUDIOS Y DESARROLLO

DIOSA JUNO: La Romana del Matrimonio, el Embarazo y el Parto

Significado de la Diosa Juno

En la antigua religión romana, Juno fue aclamada como la reina de los dioses. Tenía poderes que protegían a las mujeres y todo lo relacionado con la fertilidad, el embarazo y el matrimonio. En general, se cree que Juno Regina se derivó de Uni, la diosa etrusca antes que ella.

Juno era la Diosa del Matrimonio, el Embarazo y el Parto.

Ella era la reina de los dioses y parte de la tríada capitolina que también incluía a Minerva y Júpiter.

Esta Deidad era una encarnación de los roles femeninos tradicionales de esposa y madre.

Uno de sus títulos fue Lucino (que significa luz) mientras ayudaba a llevar a los niños a la luz de este mundo al nacer. También se dijo que para establecer y fortalecer los huesos de un niño. También era la Diosa de la concepción, una Diosa a la que se recurriría en el parto y una que ayudó a resolver los desacuerdos entre los cónyuges. Juno protegió las finanzas de los romanos. En este papel ella era la diosa patrona de la menta real. Antes de que ella absorbiera muchas de las características de Hera, varios eruditos sugieren que ella era una diosa doncella. El mes de junio lleva su nombre y fue considerado como el mes más favorable para casarse.

Se decía que cada mujer romana tenía su propio Juno, que representaba su espíritu femenino.

¿ Quién es la Diosa Juno ?

Ella era la hermana y esposa de Júpiter. Según la mitología romana antigua, ella dio a luz a Vulcano, Marte y Juventas. Júpiter, el marido de Juno, arrojó relámpagos por el cielo y, al igual que Júpiter, Juno también fue capaz de lanzar estas manchas de aligeramiento.

Juno era infame por castigar a los dioses, las deidades y los mortales, y demás por tener relaciones con su esposo Júpiter. Incluso se dice que Júpiter temía a su esposa Juno porque su ira era implacable. Juno celebró el matrimonio sagrado y castigó a los adúlteros en gran medida.

Un epíteto son frases o palabras descriptivas que tienen diferentes significados que se aplican a las divinidades como una descripción o en lugar de su nombre real. Juno se llamaba Juno Regina, protector del pueblo romano.

Juno Moneta le dio otro nombre que representaba consejero para los que iban a casarse, y Juno Lucina era la diosa del parto y la luz para las mujeres romanas antiguas. Uno de los deberes de Juno era proteger a la madre durante el parto como la diosa Diana protegía al bebé.

También se debe tener en cuenta que Juno asumió muchos otros epítetos a lo largo de la antigua Roma. Juno se atribuyó a llevar a la esposa recién casada a su casa y quitarle el cinturón de la novia.

Juno era una diosa muy reconocida a la que se le atribuyó como protector y consejera especial del estado romano. Juno tuvo otros roles estatales importantes que involucraban la estructura y las finanzas del Antiguo Imperio Romano conocido como parte de Juno Moneta.

En la antigua sociedad romana, Juno era visto como una diosa mística. Al igual que su homóloga griega Hera, también se sabía que era bastante vengativa y rencorosa si se le hacía daño de alguna manera.

¿ Qué Atributos Tiene la Diosa Juno ?

Esta diosa romana tenía una naturaleza más guerrera que Hera y a menudo se la mostraba con un abrigo de piel de cabra que era el favorito de los soldados romanos.

Por lo general, lleva un abrigo de piel de cabra y lleva una lanza y un escudo, pero otros la han representado con una corona con lirios y rosas, un cetro y una carroza dorada tirada por pavos reales.

En algunas representaciones, se la representa con aire matronal, desprendiendo una apariencia grave y majestuosa, como corresponde a su estación real.

En el aspecto positivo la reina representa al regio femenino. Usando su autoridad benévola para proteger a los demás. Este arquetipo puede significar el poder de las mujeres que gobiernan cualquier cosa, desde la oficina hasta el entorno del hogar.

El aspecto de la sombra refleja la tendencia a volverse arrogante, controlador y agresivo cuando se desafía.

¿ Cuál es el Poder de la Diosa Juno ?

Sus poderes, ella era la diosa de todos los dioses, diosa del parto, el tiempo, los cielos y la mujer. También fue capaz de lanzar rayos como su esposo Júpiter.

Historia de la Diosa Juno

Después de una larga serie de guerras con Macedonia, el ejército romano conquistó la península griega y, como consecuencia, la cultura helénica (arte, literatura y filosofía) se infiltró en gran parte de la vida romana. Esta infiltración incluía la religión romana.

Si bien sus nombres no cambiaron, los dioses romanos comenzaron a asociarse más estrechamente con sus homólogos griegos: Venus se parecía más a Afrodita, Plutón se convirtió en Hades, Neptuno se convirtió en Poseidón y, finalmente, Júpiter se convirtió en Zeus.

Los mitos y leyendas de la mitología romana se distorsionaron gradualmente, y muchos dioses romanos comenzaron a perder su identidad y su individualidad. Sin embargo, pronto se olvida que los dioses romanos existieron mucho antes de la llegada de los griegos, antes de que perdieran su singularidad.

Y esta pérdida se puede ver mejor con la esposa y hermana de Júpiter, Juno, que no debe confundirse con su homólogo griego Hera. En todos los aspectos, Juno era una diosa por derecho propio.

Aunque se desconoce su origen exacto, Juno era una de las deidades romanas más antiguas, es decir, uno de los tres dioses originales, Júpiter, Juno y Minerva, honrados en el Quirinal (más adelante en el Capitolio).

Lucio Tarquinus Pricus construyó un gran templo para rendir homenaje a los tres que estaban estrechamente asociados con la trinidad etrusca: Tini, Uni y Menura.

Algunos autores antiguos afirman que Juno llegó a Roma en el siglo V a. C., desde la ciudad etrusca de Veii, al norte de Roma, como Juno Regina, una palabra que significa reina. Ella recibió un templo en la colina del Aventino y sirvió como una deidad cívica, la protectora del estado.

Entre otras identidades, muchos la conocían como Juno Sospita, la deidad principal de Lanuvium, una ciudad ubicada en el Lacio al sureste de Roma. Ella era la protectora de una en confinamiento, a menudo representada con una piel de cabra, con una lanza y un escudo.

Ella era Juno Lucina, una palabra que significa luz, la diosa del parto. No se podía hacer ninguna ofrenda en su sien a menos que se desataran todos los nudos porque la presencia de un cinturón podía obstaculizar el parto del hijo de la mujer.

Finalmente, ella era Juno Moneta, la diosa de la luna, que era un personaje único de Roma.

Por cualquier nombre que se conociera, Juno presidía todos los aspectos de la vida de una mujer. Ella era la protectora de las mujeres legalmente casadas. Para otros, ella era la diosa que hacía recordar a la gente, la diosa que alertaba a la gente.

Sus gansos sagrados se mantuvieron en el Capitolio y se cuenta una leyenda que advirtieron a los militares romanos bajo el liderazgo de Manlius Capitolinus cuando los invasores galos intentaron tomar Roma en el año 390 a.

Eventualmente, ella tendría varios santuarios construidos en su nombre; sin embargo, su templo o ciudadela principal se construyó en el Arx, la parte norte de Capitoline Hill. Este santuario estaba situado junto a la menta romana; La palabra dinero viene de su nombre, Moneta.

Como muchos dioses o diosas, ella tuvo su propio festival, el 1 de marzo, llamado Matronalia, que fue un momento de renovación y el despertar de la naturaleza. Era un día en el que se esperaba que los esposos dieran regalos a sus esposas.

El día supuestamente fue en celebración del cumpleaños de su hijo Marte, el dios de la guerra. Por extraño que sea, Júpiter no era el padre de Marte; era en cambio una flor mágica.

Algunos autores afirman que el festival en realidad celebró el aniversario del fin de la Guerra Romano-Sabina y honró el papel desempeñado por las mujeres. Después de que Romulus secuestrara a las Sabine, comenzó la guerra, pero las mujeres recuperaron la armonía cuando se lanzaron entre las facciones en guerra.

Festivales: Se le dedicó una ceremonia especial en el hogar para celebrar el comienzo de cada mes lunar.

Su festival principal, la Matronalia se celebró el 1 de marzo. En este día, una mujer casada les pidió a sus esposos que les dieran dinero para hacer ofrendas a la Diosa.

El 7 de julio tuvo lugar una celebración más pequeña conocida como Nonae Caprotinae.

Mitos Sobre la Diosa Juno

JUNO Y CARTAJE

Según la leyenda, había una conexión entre Juno y la ciudad de Cartago, donde se identificaba con la diosa Tanit. Y, según el poeta romano Virgil, autor de La Eneida.

Juno tenía otra conexión con la ciudad al jugar un papel importante en la fundación de Roma o, más precisamente, un papel en el retraso de la fundación de la ciudad. La historia de Eneas y su destino para fundar la ciudad es otro ejemplo de la estrecha conexión entre los mitos griegos y romanos.

Aunque Virgil usó a Juno como antagonista de la historia (él era, por supuesto, romano), el nombre de Hera podía ser sustituido con la misma facilidad. Según Virgil, había poco amor entre Eneas, el héroe troyano de la historia y la diosa romana.

Juno amaba la ciudad de Cartago y, según la profecía, su amada ciudad sería un día destruida por Roma, una ciudad que fundaría Eneas. Virgil escribió: “Esta ciudad, dicen, era la morada favorita de Juno, se prefería a todas las tierras … aquí estaban sus brazos, su carruaje …

Ella apreciaba el objetivo de que esto debería ser, si el destino lo permitía, la metrópolis de todas las naciones”. Si se detiene a Eneas, la ciudad de Roma nunca se establecerá: Cartago lograría su destino y controlaría el Mediterráneo.

Virgil cuestionó la “rabia de Juno”. Él preguntó: “¿Dónde está la causa? ¿Cómo fue su divinidad inju ¿rojo? ¿Qué agravio hizo que la reina del cielo harry un hombre famoso por su piedad …

Un ciclo de calamidades? ¿Puede un ser divino ser tan perseverante en la ira? ”Entonces, Juno amaba a Cartago y no quería que fuera destruido por una Roma futura. Sin embargo, había una segunda razón para su enojo.

El hecho de que el príncipe troyano París creía que Helen era más bella y que la belleza de Juno estaba “despreciada”.

Entonces, según el diseño de Juno, Eneas y sus hombres llegaron a Cartago donde la Reina Dido se enamoró de Eneas y le rogaron que se quedara; sin embargo, la madre del guerrero de Troya, Venus, tenía otros planes.

Juno dijo: “Deja que Dido sea esclava de un marido troyano, y deja que los tirios pasen a tu mano como su dote”. La diosa Venus era consciente de que “esta era una doble conversación con la que Juno pretendía basar el futuro imperio italiano.

La disputa se intensificó entre las dos diosas. Por suerte para Roma, pero desafortunadamente para la reina Dido, el dios Mercurio le recordó su destino. Salió de Cartago y navegó a la isla de Sicilia, dejando al pobre Dido en pena y, finalmente, a suicidarse.

Juno hizo nuevos intentos de detener a Eneas: en Sicilia, las troyanas fueron persuadidas para quemar los botes. A continuación, una tormenta en el mar, creada por Juno, falló cuando Neptuno interfirió, no por el amor de Eneas, sino por su irritación por la interferencia de Juno en su dominio.

Según Virgil, “el hechizo de Juno se rompió”, y los hombres aterrizaron de manera segura en suelo italiano. El resto, por supuesto, cae en el reino del mito de la fundación de Roma y el nacimiento de Rómulo y Remo.

Como reina del cielo, Juno brillaba por su estado. Sus asistentes habituales eran Terror, Audacia, Castor y Pólux, acompañados por catorce ninfas; pero su seguidor más inseparable era Iris, que siempre estaba lista para ser empleada en sus asuntos más importantes

Actuaba como mensajera para Juno, como Mercury para Júpiter. Cuando Juno apareció como la majestad del cielo, con su cetro y diadema plagados de lirios y rosas, su carro fue atraído por pavos reales, aves sagradas para ella.

Por lo cual, en su templo en Eubea, el emperador Adrián le hizo la más magnífica ofrenda de una corona de oro, un manto púrpura, con un bordado de plata, describiendo el matrimonio de Hércules y Hebe, y un gran pavo real, cuyo cuerpo era De oro, y su tren de joyas más valiosas.

Nunca hubo una esposa más celosa que Juno; y pocos que han tenido tantas razones: por lo que Homero descubrió que los esfuerzos más absolutos de Júpiter eran apenas suficientes para preservar su autoridad. No había nadie, excepto Apolo, cuya adoración era más solemne o extensa.

La historia de los prodigios que había forjado, y de la venganza que había tomado con las personas que habían competido con ella, o la había ofendido, había inspirado a la gente con tanto asombro, que, cuando se suponía que estaba enojada, no se omitían los medios para mitigarla.

Enfado; y si París le hubiera adjudicado el premio de Belleza, el destino de Troya podría haberse suspendido. En resentimiento por este juicio, y para desencadenar su venganza en París, la casa de Príamo y la raza de Troya, aparece en la Ilíada para estar completamente empleada.

Minerva es encargada por ella para impedir que los griegos se retiren; ella se pelea con Jupiter; ella va a la batalla los cajoles de Júpiter con el cesto de venus; lleva las órdenes de Júpiter a Apolo e Iris; Consulta a los dioses sobre el conflicto entre Eneas y Aquiles; Vulcano envía a oponerse a Xanthus; Vence a Diana etc.

En general se la representa como una matrona, con un aire grave y majestuoso, a veces con un cetro en la mano y un velo en la cabeza: está representada también con una lanza en la mano, y otras veces con una patera, como si estaban a punto de sacrificarse.

En algunas medallas tiene un pavo real a sus pies y, a veces, sostiene el paladio. Homero la representa en un carro adornado con gemas, con ruedas de ébano, clavos de plata y caballos con riendas de oro, aunque más comúnmente su carro es dibujado por pavos reales, sus aves favoritas.

El carácter más obvio y llamativo de Juno, y el que podemos asimilar el más temprano de todos, de los escritos de Homero y Virgilio, es el de una esposa imperiosa y altiva.

En estos dos poetas la encontramos mucho más a menudo regañando a Júpiter que acariciándolo, y en la décima aeneida en particular, incluso en el consejo de los dioses, tenemos un ejemplo notable de esto.

Si, al buscar el significado de esta fábula, consideramos el relato de Varro, encontraremos que por Juno se significaba la tierra; por Júpiter, los cielos; pero si creemos en los estoicos, Juno quiere decir el aire y sus propiedades, y Júpiter el éter.

Por lo tanto, Homero supone que se alimentó de Oceanus y Tetis: es decir, del mar; y conforme a esta mitología, el poeta la hace gritar en voz alta en el ejército de los griegos, siendo la causa del sonido el aire.

Hijos de la Diosa Juno

Juno era la madre de dos niños, Marte y Vulcano. Según una obra poética de Ovidio, Marte, el dios romano de la guerra, no fue engendrado por el marido de Juno, Júpiter, sino que fue concebido por el uso de una flor mágica entregada a Juno por Flora, la diosa romana de las flores y la primavera.

Templos de la Diosa Juno

Juno tenía muchos títulos y templos en la Roma republicana, la mayoría de los cuales reflejaban su papel como protectora de la ciudad y de las mujeres, especialmente en el matrimonio y el parto (como Juno Lucina y Juno Opigena).

Como Juno Regina, reina de dioses y hombres, formó parte de la Tríada Capitolina. Sin embargo, por derecho propio, Juno Regina tuvo un papel importante en la conquista romana de Italia.

Como la diosa reinante de Etruscan Veii, fue invitada (a través de un ritual arcaico conocido como evocatio) por el general romano Lucius Furius Camillus para transferir su protección a Roma con la promesa de un templo más grande y mejor en la colina del Aventino en Roma.

Después de su victoria en Veii, Camillus construyó el templo y lo dedicó en 392 a. C., instalando solemnemente allí la estatua de culto de Juno de Veii. Marcus Aemilius Lepidus prometió otro templo a Juno Regina durante las Guerras de Liguria y se dedicó al área del Circo Flaminio del Campus Martius en el 179 aC.

Después de la victoria romana. Durante las guerras con Cartago, Juno fue apaciguada con frecuencia en rituales especiales que involucraban a las matronas de Roma, tal vez porque estaba identificada con Astarté, la diosa patrona de Cartago.

De hecho, Juno fue convocado ritualmente fuera de Cartago (evocatio) antes de que la ciudad fuera destruida por los romanos en 146 BCE.

Su templo en el Foro Holitorium fue hecho por el cónsul C. Cornelius Cethegus en acción de gracias por una victoria sobre las tribus enemigas en la Galia Cisalpina y fue dedicado en 194 a.

Como Juno Curritis / Curitis / Quiritis (“Protector de lanceros”), fue adorada por las 30 curias (grupos militares políticos y políticos administrativos arcaicos), con un templo o santuario en el Campus Martius.

Haz Click en una de las Imágenes y tendrás Información sobre la Astrología y sus Signos Zodiacales

Haz Click en una de las Imágenes y Descubre la Historia Resumida de los Grandes Imperios de la Antiguedad

Tambien Encuentra Información sobre los Elementos Asociados a sus Mitológicas Vidas, haciendo Click en Alguna de las Siguientes Imágenes

Busca Becas de Estudio Hasta de un 100% en los Diferentes Países del Mundo

Encuentra Información Sobre los Países Más Visitados con Fines de Formación Educativa

Para nosotros es muy importante acompañarte en las decisiones que tengan que ver con tu desarrollo emocional, personal y profesional. Es por ello que te presentamos la oportunidad de entrar a un mundo de opciones que te permitirán emprender el camino de una vida llena de propósitos desde la serenidad de logros disfrutados y alcanzados. Haz Click en Alguna de las Siguientes Imágenes:

Imágenes, Fotos o Dibujos de la Diosa Juno

Visita Nuestra Página Especializada en el Desarrollo Humano

Resumen
JUNO
Título
JUNO
Descripción
La Diosa Juno. Su Significado, Mitos, Leyendas e Historia. Conoce los Templos y los Hijos de esta Deidad Romana tan Estudiada.
Autor